TINIEBLAS, Las páginas de Lady Preejet Lonet

tinieblas-negroDE JAVIER DEL PONTE.

A sus catorce años, Preejet recibe como regalo de cumpleaños lo que sería su más preciada posesión: un diario. En él plasmará con tinta los comienzos de su ser mujer y de un romance prohibido, propio de la desventura de una dama aristocrática de la época.

La feminidad, la sexualidad y la más pura inocencia de un amor se verán teñidos por la sombra oscura de un padre perverso y poderoso.

¿Cuántos misterios puede guardar el corazón de una mujer?

Día 1 (fragmento)

Mi nombre es Preejet Lonet, Lady Preejet Lonet, única descendiente de mis padres. Tengo catorce años, cumplidos apenas dos días atrás, el veinte de enero, día en que recibí a mi preciado cofre de palabras y compañero de vida.

Mi padre es el Conde Furius Lonet, señor del gran condado de Piedrasblancas, un bello lugar, muy pintoresco y con muchísimo verde en él que cubre todo el llano suelo. Al condado lo caracterizan dos grandes piedras blancas que se elevan por casi cuatro metros de alto, curvándose y tocándose una con la otra en su extremo más austral. A ellas debe nuestro poblado su tan original nombre. Ha sido fundado de una manera bastante extraña. A diferencia de los poblados aledaños que mantienen a su castillo en el centro rodeado por las casas del pueblo, Piedrasblancas tiene su castillo, hogar del gran señor, en su extremo más distante. Está rodeado de grandes praderas verdes y, hacia abajo, siguiendo la línea del lago, se encuentra el poblado donde habitan aquellas familias que carecen de títulos de nobleza.

Rodeando al castillo y antes del poblado, se distinguen unas cuantas viviendas de una estirpe mucho más alta que las casillas del pueblo. Sus techos son de gran altura, tienen puertas que superan a cualquier persona por más de tres cabezas y por encima de ellas se elevan gloriosos unos escudos distintivos. Están circundadas por unas buenas porciones de tierra en las que siempre se ven a los lacayos manteniendo en excelentes condiciones aquellos pomposos jardines. Jamás me han dejado acercarme allí y siempre ha sido particularmente clara mi madre, Katlin, sobre esa prohibición, aunque jamás he recibido razón alguna de la causa, como tampoco la he buscado.

Con mi padre nunca he tenido una relación demasiado cercana. De hecho, la distancia, la frialdad y la severidad han sido las características que han mantenido el lazo con el gran señor. El distante trato es algo que suelo agradecer porque su mirada la he sentido siempre con una gran fuerza intimidatoria, como si algo se ocultara detrás de sus ojos y ello fuera demasiado peligroso como para conocerlo.

A pesar de ello es mi padre, debo quererlo y respetarlo, más aun siendo el Conde.

Desde el día de mi cumpleaños número catorce él ha comenzado a tratarme de una manera diferente. Ahora es un poco más atento conmigo, pero de una manera muy extraña y distinta a la que habitualmente uno creería. Me ha dispensado variados regalos y, aun así, no puedo dejar de sentir a todo esto muy extraño. He podido comenzar a distinguir que sus ojos ya no son los mismos que antes, aunque mantienen ese tenebroso tenor, algo más se oculta.

Me mira raro…

Datos técnicos

  • ISBN: 978-987-45842-6-7
  • Clasificación: Novela, Narrativa
  • Diseño de Tapa: Lucía Martínez
  • Páginas: 190 páginas
  • Tamaño: 15 x 23
  • Formato: Papel
  • Publicación: Octubre 2015
  • Idioma: Español
  • 1era Edición
  • Editorial Thelema

Contacto y venta

https://www.facebook.com/novelatinieblas?fref=ts

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s